Historia

publicado en: Historia | 0

Jamones Lázaro nació en un pueblo de la provincia de Ávila, llamado Aldeanueva de Santa Cruz, allá por el año 1959, de una forma muy diferente a la que hoy conocemos. Allí, este pequeño negocio familiar daba sus primeros pasos, cambiando tocino por jamón, con una mula como único medio de transporte.EVOOTRADE-SERRANOS Solo ocho años más tarde continuamos la labor de Jamones Lázaro en El Barco de Ávila. Poco a poco las instalaciones se fueron mejorando, ampliándolas al secadero de la calle Miguel de Cervantes, donde se aplican las más avanzadas tecnologías en el proceso de elaboración de todos nuestros productos. Además, disponemos de una amplia tienda en la Avenida de José Antonio Vaca de Osma para atenderle. En Jamones Lázaro contamos con una gran variedad de los mejores productos que la vieja tierra de Castilla nos ofrece. Por un lado, los magníficos quesos manchegos y castellanos de pura leche de oveja; y por otro, una extensa gama de embutidos que van desde lomos y lomitos ibéricos de bellota hasta el chorizo, la longaniza, las delicias y morcillas de la zona, todos ellos elaborados y curados siguiendo una receta ancestral que combina los conocimientos de los artesanos chacineros con el clima de la sierra de Gredos.IMAG0471_BURST002 Dada la creciente demanda, hemos modernizado nuestras instalaciones con toda la tecnología necesaria, asegurando así una alta calidad y un riguroso control sanitario de todos nuestros productos, cumpliendo sobradamente con las exigencias del mercado europeo. Avanzamos y perfeccionamos nuestra producción para poder ofrecerles lo mejor: Calidad, Aroma y Sabor.